miércoles, 17 de octubre de 2007

La anécdota de la Hermana Elvira.


La cartera de cartón.



Mi cartera era de cartón, con una muñeca pintada. Yo iba a la clase contenta con ella,
(era el regalo de Reyes). Un día, al salir llovía mucho y la cartera se mojó, con el agua
la muñeca desapareció, y llegué a casa llorando:
-mira, mamá, qué me ha pasado...
-no te preocupes, ya le escribiremos otra vez a los reyes.

Pero los Reyes no llegaron jamás...(...)





Elvira de Jesús Moreno.

3 comentarios:

Esther dijo...

De vez en cuando entro en el blog de los mayores activos de Guareña ,y hoy, precisamente, me he detenido en el artículo de la Hermana Elvira y me ha llamado la atención esa anécdota; aunque en aquellos tiempos los Reyes Magos eran más pobres que los de ahora, pero por simple y pequeño que fueses el regalo a nosotros se nos iluminaba el alma y nos hacía mucha ilusión.
Hermana Elvira, sigue así, publicándo artículos tan hermosos y llenos de sentimientos.
Saludos.

Lali Cortés dijo...

Lo más importante de este suceso"escurridizo" es que después de lo ocurrido aquel día de Reyes Magos, los recuerdos quedaron grabados en el corazón de aquella niña, que al desarrollar el juicio, desistió de la espera con una gran sonrisa.

julyaneo dijo...

No me parece una anécdota, sino una realidad llena de sentimientos para toda la vida ,lo Reyes eran Mágicos, repartían ilusión esperanza y sentimientos el saco que llevaban a cuesta no pesaba pero estaba lleno de muchisimo contenido ,hoy el saco pesa y lo ¿bello donde esta ?mil veces prefiero nuestros Reyes Magicos.